×

Lo que meto en mi mochila. Descubriendo la educación no formal, una aproximación desde la psicología

Autoría: Juan Simoes Iglesias, Secretario General de YMCA Europa

Palabras clave

Reseña de libro

TÍTULO Lo que meto en mi mochila. Descubriendo la educación no formal, una aproximación desde la psicología
AUTORÍA Belén Serrano Valenzuela
EDITORIAL Certeza, Zaragoza; 232 páginas
AÑO 2019

 

Es un honor contribuir, a través de estas modestas reflexiones, a una nueva publicación de Belén Serrano Valenzuela. Las sugerencias que la autora comparte están basadas en su amplio conocimiento en todos los ámbitos de la educación, así como en su labor de investigación y experiencia en la gestión desde el ámbito público y las entidades pertenecientes al Tercer Sector.

“Lo que meto en mi mochila” constituye no solamente un sólido instrumento de consulta para profesionales, docentes y familias, sino que aporta una novedosa visión sobre la educación no formal como elemento de enorme relevancia e impacto.

Una propuesta educativa incide positivamente en el desarrollo integral de la persona cuando es capaz de generar cambios positivos no solamente en aquella sino en la sociedad en su conjunto. La educación no formal combinada con los objetivos que persigue el sistema educativo reglado, se convierte en el principal recurso para fomentar valores y actitudes en el niño y el joven como protagonistas que son en la sociedad del futuro. En realidad, y gracias al énfasis en aspectos como la educación para la participación, este ámbito educativo logra convertir a sus destinatarios en actores clave de una transformación social efectiva y visible. Se trata de lograr que los meros habitantes se constituyan en ciudadanos activos, incidiendo en la conciencia cívica de cada uno de ellos y facilitando el pleno desarrollo de su potencial.

Además de la siempre útil ocupación positiva del tiempo libre de la infancia y la juventud, la educación no formal ha fomentado valores como la solidaridad y la participación ciudadana ofreciendo respuestas a necesidades y problemáticas de individuos o grupos de personas, generalmente en el ámbito local. Han proliferado asociaciones y empresas generadoras de espacios propios actuando a menudo desde la corresponsabilidad en relación con el sector público. El voluntariado como factor vertebrador de la sociedad es al mismo tiempo una expresión solidaria y una forma de construcción de ciudadanía en entornos cada vez más diversos y demandantes. Así, la interrelación entre educación en el tiempo libre e intervención social genera oportunidades de crecimiento y palia situaciones de desigualdad utilizando herramientas, metodologías y espacios que trascienden a lo meramente lúdico o recreativo. Por supuesto, no debemos desestimar la trascendencia que este último aspecto tiene en el crecimiento integral de niños, adolescentes y jóvenes.

Belén Serrano incide en estos objetivos a través de un detallado análisis de todos aquellos factores que resultan clave en ese desarrollo del ser humano y su relación con la comunidad, ofreciendo respuestas claras y aplicables. Su obra bien podría ser una ilustración práctica y reflejo coherente de la afirmación de Baden Powel, fundador del movimiento Scout: “Intentad dejar este mundo un poco mejor de cómo lo encontrasteis”. La lectura de “Lo que meto en mi mochila” y la aplicación de los planteamientos que en la publicación se recogen, elevan nuestras capacidades como educadores proporcionando mayores cotas de bienestar a nuestros beneficiarios. Por esa razón se convierte en un referente para cuantas personas e instituciones trabajan por la construcción de un mundo más digno y solidario con nuevas oportunidades de crecimiento personal y colectivo para todos.